martes, 3 de noviembre de 2009

Desrrollo integral del niño preescolar en venezuela, importancia.

sesión 9071109


La Educación Inicial o Preescolar comprende la atención de los niños y niñas desde su concepción hasta los 6 años. Su objetivo fundamental es contribuir con el desarrollo infantil,
para lo cual se requiere ofrecerle una atención integral en un ambiente de calidad que favorezca su crecimiento y desarrollo en los aspectos físico, cognitivos, socioemocionales,
psicomotrices y del lenguaje. Considera al niño o a la niña como un ser único, con necesidades, intereses y características propias del momento en el que se encuentra. La atención debe iniciarse desde la concepción, porque está demostrado que el estado de salud, tanto físico como
psicológico de la madre, durante la gestación, tendrá consecuencias en el desarrollo de niños y niñas.
Las condiciones de vida económicas, sociales y culturales, en las que niños y niñas nacen y crecen, constituyen una importante fuente de estímulos y experiencias que influirán en su desarrollo. La acción educativa inicial involucra a la familia y a la comunidad; uno de sus objetivos es la orientación y capacitación a los padres, para favorecer el desarrollo pleno
de la población infantil. Los padres, los docentes, los promotores comunitarios, las cuidadoras y otros actores significativos en la vida del niño y la niña, los ayudarán a crecer física, intelectual, social y emocionalmente en ambientes de calidad donde el entorno físico y las interacciones sean
los desencadenantes del potencial de talento y habilidades con las que nace.
El papel protagónico de los adultos en la atención de niños y niñas pequeños va a depender, en gran medida, del conocimiento que tengan sobre su desarrollo, pues el conocer como van evolucionando, les va a permitir ir adecuando su interacción con ellos, proporcionándoles la
guía y el apoyo necesario a fin de propiciar el desarrollo pleno de sus capacidades.
Es determinante el conocimiento que el adulto a cargo de niños y niñas pequeños tenga, acerca de las etapas que van viviendo y de la importancia del rol que le corresponde jugar como mediador de sus experiencias de aprendizaje. Esto significa que el mediador actúa como apoyo e interviene entre el niño y el ambiente para ayudarle a organizar su sistema de pensamiento y facilitar la aplicación de los nuevos conocimientos a las situaciones que se le presentan en su
quehacer cotidiano. Las funciones que al adulto le toca desempeñar como mediador son importantes debido a que:
- La influencia que ejerce sobre el niño o niña es decisiva para su desarrollo.
- El adulto constituye la base de seguridad del niño o niña.
- Es el elemento humano primordial de una interacción básica significativa de la que va a depender un buen desarrollo socioemocional.
- Es esta interacción con el adulto que lo atiende, que lo cuida y que lo educa, la que determinará positiva o negativamente, su potencial de crecimiento en todos los aspectos.
En estos primeros años, el eje que debe regir la atención a los niños y niñas es la seguridad emocional, la cual depende de los vínculos de apego, el tipo de relación que se establece y la autoestima. Por lo tanto, el adulto que atiende niños y niña pequeños, además de tener los conocimientos sobre desarrollo infantil, debe, ante todo, ser capaz de transmitirles seguridad, confianza, alegría y estima, sin discriminar a ninguno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada